Este espacio surge a partir de una necesidad de orden social: potenciar la comunicación pacífica entre las personas, fomentar la creatividad y el desarrollo personal, y lograr niveles superiores de bienestar emocional. Todo esto en un mundo basado, cada vez más, en las redes de relaciones sociales, dentro de las cuales la familia ocupa a menudo un lugar preferente. Teniendo siempre presente esta finalidad, se ofrecen diferentes opciones que se adaptan a cada caso particular: - Terapia familiar y de pareja - Coaching personal y sistémico - Mediación familiar - Educación emocional - Talleres y grupos vivenciales La perspectiva desde la que se adoptan todas estas propuestas es sistémica, porque la persona no existe sólo como individuo, sino que su vida se manifiesta en función del entorno y se ve condicionada por él, así como por las relaciones sociales que establece, por las experiencias que ha vivido y las expectativas que se plantea. Ahora bien, tanto el pasado como el futuro no existen como entidades separadas; ambos se encuentran y toman sentido en el PRESENTE, que es el punto de partida y el punto de llegada. Porque sólo en el presente es posible experimentar el bienestar y aquello que muchos creen una utopía: la felicidad. Todo el mundo tiene los recursos necesarios para lograr aquellos objetivos que se plantee de forma razonable. A partir de este principio, toda persona puede ser agente proactivo de cambio, para lograr sus propósitos con responsabilidad. Emoción, pensamiento y acto forman parte del triángulo que define la persona, circunscrito dentro de un conjunto de nichos ecológicos: familia, profesión, amistades, ocio, pareja... Si algún aspecto de tu vida no te es bastante satisfactorio, quizás juntos podemos encontrar la manera de establecer el equilibrio vital necesario porque puedas desarrollar todo tu potencial y continuar creciente como persona. ESPACIOS